• El templo de las mujeres,  escritora,  Karina Luz,  libertad,  libro,  Literatura,  mujer,  narrativa,  novela,  Vlady Kociancich

    El don más preciado

    Recientemente tuve el placer de recibir como obsequio un libro maravilloso denominado El templo de las mujeres, de la escritora argentina Vlady Kociancich. Causó gran impacto en mí, puesto que develaba la personalidad y belleza de una mujer excepcional ─necesitamos más novelas cuyas protagonistas transgredan los estereotipos─: Mistral. Dibujante de revistas para mujeres sofisticadas, viajera incansable, Mistral posee un don que, al principio, se devela como artístico: el don de dibujar espléndidamente. Es así que, después de sufrir la muerte de su madre y el abandono de su padre durante la infancia, es criada por su abuela, quien le enseñará a ser fuerte e independiente. La relación de Mistral con…

  • escribir,  escritor,  escritora,  escritura,  Günter Grass,  Karina Luz,  libertad,  Literatura,  narrativa,  novela,  sueños

    Sobre el acto de escribir

    La Literatura es como un ave majestuosa cuyas garras no conocen la piedad: atraviesan los océanos, desgarran el firmamento con pasión. Escribir, entonces, se convierte en un acto de inmolación: una está completamente expuesta, a merced de esas garras inverosímiles, aun, posibles. Es un error pensar que la escritura arribará a algún puerto sin el buque de la lectura, y es que uno no puede alimentarse solo de agua, también se necesita el pan. Pero no solo de pan vive el ser, sufrimos de carencias profundas: la Literatura es el alimento por excelencia. Recientemente tuve el placer de escribir una novela. Durante el proceso creativo, que es sagrado, tuve lagunas…

  • amazon,  amor verdadero,  Dios,  espiritualidad,  fe,  Karina Luz,  libro,  Literatura,  narrativa,  novela,  sueños,  Verdad

    El Guardián del Planeta Délfico

    «Podía ver mis patas velludas y blancas, hermosas. Era de noche cuando salí de la casona, pero a medida que iba avanzando y en medio de la transmutación, la noche se iba aclarando, el sol se abría paso como un animal salvaje y formidable. Es entonces que llego a una pendiente de concreto y empiezo a escalarla; a estas alturas yo ya rebaso en tamaño a todos los seres vivos del planeta. De pronto me encuentro en medio del espacio, y soy capaz de vislumbrar el universo entero. En ningún momento dejo de crecer, crezco y crezco hasta que sobrepaso el límite del tamaño mismo, y soy más grande que…